Enfermedades por estrés?

Enfermedades por estrés?

Es muy probable que ya hayas notado que en algún momento de su vida después de un evento angustiante o en el que sufriste alguna emoción muy intensa y desagradable, como una crisis de rabia o la sensación intensa de desesperación, empiezas con algunas molestias físicas algunos días después, quizá te suene familiar el hecho de haber tenido una migraña después de un evento en el que tuviste mucha presión en el trabajo, o bien, quiza has escuchado de alguien que presenta un dolor en el estómago después de que recibió una noticia muy desagradable, también es característico que si has estado sometido a estrés crónico en tu vida, cuando tomas vacaciones, el cuerpo te pasa la factura y te enfermas, justo cuándo menos te gustaría enfermarte! Te ha pasado?

mental health

Muchos pacientes que acuden a consulta y en quienes no encontramos una causa física de sus molestias, los catalogamos como que están cursando con un padecimiento psicosomático y habitualmente responsabilizamos o culpamos al estrés. Sin embargo, esto es muy inespecífico y a veces nos deja tanto a médicos como a pacientes con la sensación de que algo falta, nos planteamos miles de preguntas como qué hacer para mejorar estas situaciones y cómo prevenirlas en situaciones futuras, y por supuesto que las respuestas por parte del médico serán vagas e inespecíficas, porque habría que conocer a fondo no solo el mundo en el que el paciente se desenvuelve y todos los factores externos que están favoreciendo la situación, sino que habría que conocer también todos los factores internos y todo lo que ni el propio paciente conoce de sí mismo, es decir su mundo inconsciente, que están determinando reacciones y acciones ante diferentes estímulos, y esto sería imposible para solo llevarlo a cabo en una consulta médica.

De ahí que ahora puedas comprender la importancia de la frase socrática “Conócete a ti mismo”, es decir no hay ni habrá ningún doctor que pueda ocuparse mejor de ti, que tú mismo; y que los médicos son solo un apoyo, sin embargo, tú como dueño de tu ser, eres capaz de mejorar e influir positivamente en cualquiera de las áreas de tu vida. Cuando las personas comprenden esto, no solamente se sienten con mucho más poder y control de sus propias vidas, sino que comienzan a sanar.

La hipnoterapia te ayuda a que vayas encontrando de manera protegida y saludable todos esos recursos y situaciones que antes no podías alcanzar solo desde tu perspectiva consciente, y te orientamos protegidamente hacia un contacto contigo mismo con esa parte tuya “inconsciente” donde residen conocimientos, experiencias y recursos, quizá olvidados, pero presentes en tu ser, que son parte de tu curación personal, específica, única y realmente efectiva, y así, de manera automática, por ejemplo: tu cuerpo sabrá que puede bajar la intensidad de la respuesta de defensa automática que viene después de una crítica externa manejando mas efectivamente las emociones resultantes, o disminuyendo la tension que te generaba, o mejorando el diálogo con la persona que te critica, sin tener que lastimar a nadie ni a ti mism@ en el proceso, y sobre todo evitando el exceso de sustancias tóxicas que se liberan al cuerpo durante estos eventos, esto es mejorando tu respuesta interna a las situaciones externas cualquiera que estas sean, encontrando que tienes la capacidad de resolver de múltiples formas y enfrentando las dificultades mas como retos disfrutables que como adversidades detestables, por solo comentar algunos ejemplos de situaciones reales.

Están en la lista, padecimientos como:

Cefaleas y migrañas, algunas crisis convulsivas, las crisis conversivas (o antes llamados ataques de histeria), visión borrosa, o pérdida transitoria de la vista, cierto tipo de acufenos (sonidos que escuchamos y no existen en realidad), algunos tipos de alergias, neurodermatitis y psoriasis, bruxismo (rechinar los dientes al dormir), el reflujo gastroesofágico que no tiene una alteración anatómica (la gente lo conoce como agruras), gastritis y ulceras gástricas y duodenales, trastornos de la motilidad intestinal (estreñimiento y diarrea), síndrome de colon irritable, algunos casos de infertilidad, enuresis, fibromialgia, algunos padecimientos autoinmunes, dolores crónicos o intermites como lumbago (dolor en la espalda), cervicalgia (dolor en el cuello),  y muchas otras más, que en general conocemos como trastornos idiopáticos, que en términos médicos se refiere a que no sabemos la causa de esta enfermedad.

Diversos estudios avalan una mejoría de estos padecimientos entre el 70 y el 90% con el uso de Hipnoterapia, resultados que varían en función del compromiso personal que cada individuo establece consigo mismo principalmente, y en menor medida de que sea dirigido correctamente en el alcance de sus objetivos por personal profesional y capacitado.

Creo personalmente que en el proceso de la vida, y en general de las afecciones o enfermedades, hay muchos factores que influyen tanto del ambiente externo como del ambiente interno, pero definitivamente el conocer esta parte tuya interna que contiene un tesoro de información, de conocimiento y de recursos de autoayuda, es creo yo, un ingrediente estrictamente necesario y útil para alcanzar una mejoría lo más rápida y efectivamente posible tanto en tu salud como en otras de áreas de tu vida.

Dra. Elena Aguilar Sánchez