¿De qué te sirve juzgar a los demás?

¿De qué te sirve juzgar al prójimo?

Juzgar es algo que todos los seres humanos hacemos muy bien. Nos encanta decir lo que consideramos que está bien y lo que creemos que está mal y a veces juzgar a otros hasta es placentero, en ocasiones nos sirve de comparación y nos hace sentir mejores respecto a esa persona que estamos juzgando.

Habitualmente cuando juzgamos lo hacemos más para encontrar fallas y defectos que para reconocer o aplaudir.

La cuestión es : ¿Qué es lo que te hace sentir, cuando juzgas a alguien? O qué es lo que estas sintiendo que te lleva a juzgar negativamente a esa persona? Y lo que es más… Cuál es tu reacción cuando tienes ese estímulo exterior (la persona a la que juzgas)?

Si algo lo juzgas correctamente y te hace sentir bien, es muy probable que sea porque tu forma de mirar sea la de encontrar las virtudes y el lado positivo de las situaciones y de las personas y eso te hará sentir simplemente feliz porque estarás alineado con todo tu ser. En ese caso juzgar positivamente te sirve para admirar, para disfrutar y para apreciar, te llenas de energía y te sientes content@.

Si por el contrario juzgas negativamente algo o alguien es quizá porque aprendiste a ver las cosas solo de cierta manera y en base a lo que crees que debe ser la vida o a cómo te dijeron que debería funcionar el mundo, o también en base a tus carencias y necesidades (eso es algo que en psicología se llama proyección), pero siempre vamos a juzgar el mundo en base a lo que somos y a lo que tenemos grabado en nuestro inconsciente. La situación es que juzgar negativamente a una persona puede hacerte sentir: enojo, rabia, sensación de injusticia, necesidad de desquite  o cuando menos un malestar indescriptible, e independientemente de tu respuesta y de lo que decidas hacer en consecuencia, tu cuerpo ya está sintiendo el enojo, la rabia, la sensación de injusticia o la necesidad de desquite o el malestar y es tu cuerpo el que va a sufrir los efectos bioquímicos y reacciones de eso que estas generando de forma automática, aun cuando tengas razón sobre tu juicio sobre alguien.

Y ¿Qué tiene esto que ver con tu salud, te preguntarás? Porque la doctora te dice toda esta clase de cosas que parece clase de moral?

Pues te explico que tu cuerpo vive todas tus reacciones y solo se necesitan 5 minutos de cólera para que tu sistema inmune se vea alterado por las siguientes 5 horas ! Te imaginas el impacto que tienen tus reacciones?

Por otro lado si consideramos que el amor es lo que se necesita para curar nuestro cuerpo, entonces tienes que escuchar lo que decía la madre Teresa de Calcuta: si estas juzgando a alguien no puedes amarlo al mismo tiempo.

Y si lo juzgas negativamente, ¿Qué es lo que esta viviendo tu cuerpo? Y si 5 minutos pueden deprimir tu sistema inmune, imagínate años y años de sentimientos negativos porque una persona te cae mal. Y ¿Vale la pena? Pero, ¿Qué puedes hacer al respecto? Bueno, primero: puedes cambiar tu forma de reaccionar y de ver el mundo o a los demás, aunque no he dicho que eso sea fácil. No es fácil porque todas esas reacciones están fuertemente arraigadas en tu mente inconsciente y tus reacciones de crean automáticamente de tal forma que ni siquiera te das cuenta y por lo mismo crees que es la única forma de enfrentar o resolver una situación (en este caso la forma de ser de una persona), pero la buena noticia es que sí puedes hacerlo, sí puedes cambiar la forma de reaccionar ante cualquier estímulo, si puedes amar a las personas aunque su comportamiento no sea el que tu esperas, si puedes mejorar tu salud tan solo con modificar tu estado interno y si puedes vivir en paz.

Si bien, hasta antes de saberlo, no eras culpable de tu reacción, ahora veras que sí eres responsable de si quieres seguir reaccionando igual o bien cambiar, eso que no es saludable para tu cuerpo, esas reacciones que son modificables y tu forma de ver la vida para que puedas amar más fácilmente en lugar de juzgar.

Finalmente el amor es la fuerza más poderosa para toda nuestra experiencia humana, sea para sentirte feliz, como para dañar tu cuerpo. Ya viste que es posible.

 

Recibe besos y bendiciones.

comments powered by HyperComments