¿Tu hijo no quiere ir a la escuela?

Si eres de esas personas que tienen al menos un hijo que para nada se pone contento  porque ya casi empiezan las clases o que no le gusta hacer las tareas o que es “distraído”:

Aquí te dejo 5 sugerencias que tu como padre puedes hacer que no solo van a mejorar su gusto por los estudios sino que puede mejorar tu relación con ellos:

 

  1. Léeles algo por las noches,

De cosas que le interesen a tu niño, algunos les gustan los dinosaurios, otros los felinos, otros les gustan saber de aviones. Esto fomenta el interés y curiosidad, así como el hábito de la lectura. Pero el secreto está en que lo hagas de buena gana, contento y transmitiéndole a tu hijo lo mucho que lo quieres.

 

  1. Escúchalo antes de decirle lo que opinas

Hazle preguntas acerca de cómo siente o que opina de las diferentes circunstancias en su vida y dale tiempo, hay quienes no se expresan tan fácilmente, especialmente si hay un hermanito que es más platicador y que acapara más la atención. Aquí tu tienes que practicar la paciencia con uno y los límites con el otro hermanito. Es necesaria la confianza para que tu hijo te cuente lo que le desagrada de ir a la escuela. Muchas veces no son los estudios sino el contexto social el que les causa problemas.

 

  1. Fomenta  siempre su curiosidad

Es el principio de todo científico. El mayor problema es que a veces los padres nos sentimos impotentes para contestar todas sus preguntas, incluso a edades tempranas, y tratamos de evitar que nos cuestionen o bien les mentimos o cambiamos de tema cuando ya no tenemos respuestas. No debes sentirte mal por no tener todas las respuestas, tu puedes decirle a tu hijo que no sabes todo o que no sabes la respuesta en ese momento  pero que pueden intentar descubrirlas o que quizá él vaya a encontrar más respuestas que tu, eso le da la seguridad de saber que puede encontrar satisfacción a sus propias preguntas,  favorece su sensación de autonomía y te seguirá admirando porque eres sincero y le dices la verdad.

 

  1. Cuando tu hijo ande distraído JAMÁS lo menosprecies:

    No le digas que deje de andar en la luna; al contrario háblale con cariño y si quieres con firmeza pero nunca lo humilles. Tienes que saber que cada 80 minutos aproximadamente el cerebro humano entra en estado hipnagógico naturalmente, los niños parecen distraídos o que están pensando en otra cosa o no te ponen atención. Quizá es porque estén en trance hipnótico natural ya que es el momento en el que el cerebro se aísla un poco del entorno y se concentra porque está procesando toda la información que recibe por los sentidos y del interior. Es normal y es necesario para el aprendizaje. Si los sistemas de enseñanza lo supieran!!

 

  1. Entrena la capacidad de enfocarse

Esto se puede hacer de muchas maneras pero una muy sencilla es que tenga retos personales pequeños y luego cada vez más grandes. Por eso es que a los hijos les gustan tantos los videojuegos, necesitan estar concentrados para “pasar de nivel”, es un reto constante y obtienen la satisfacción de “lograrlo”, bueno pues es lo mismo en el mundo analógico, los niños tienen que tener actividades que reten su inteligencia, su imaginación y su creatividad. Por ejemplo: le puedes pedir a tu hijo de 5 años que se las ingenie para hacer una casita de cartón al gato u otras tareas acordes para su edad. Hay jovencitos de 8 años que ayudan a su papa a hacer reparaciones en casa, etc. Cuando eras chico seguramente te mandaban por las tortillas y tu veías si te ibas en bicicleta o caminando y necesitabas saber si te daban bien el cambio o no, si te las daban en papel o si llevabas servilletas o el tortillero ¿no? Ahora casi no lo hacemos con los hijos por evitarles exposición a riesgos, lo entiendo, pero bien puedes inventar muchos otros retos que ameriten su concentración y enfoque. Si llevas a cabo estas actividades con ellos pero sobre todo mantienes una actitud de reconocimiento hacia tu hij@, por todo lo que hace bien y por su ingenio, seguro que le va a encantar resolver más y más retos en su vida y se convertirá en un buen guerrero (no guerrero que haga la guerra, sino guerrero que lucha por lo que quiere y no se da fácilmente por vencido).

Lo mismo se puede aplicar en el área de los estudios: si eres un papa interesado en buscar, preguntarte, observar, comprender y hacer conclusiones de cualquier cosa, si lo aplicas en tu vida, tu hijo hará lo mismo, pero si además de todo se lo reconoces amorosamente, él será exitoso para SU vida y se adaptará a cualquier sistema educativo.

Recuerda que un adulto es un niño que ha realizado sus sueños !!!!

 


¿Y si fuera algo más serio?

Si temes que tu hij@ pueda tener un trastorno por déficit de atención u otra alteración de su cerebrito y no sabes a quién acudir. Agenda una consulta en línea para que te orientemos y te canalicemos con un especialista.


Hidden Content
comments powered by HyperComments