Vacío Existencial

Vacío Existencial

El Vacío Existencial

Hoy quiero escribir sobre el vacío existencial por dos razones, la primera es porque yo misma la he experimentado y la segunda es porque veo que muchos, sino todos mis pacientes, se quejan frecuentemente de una sensación de vacío inexplicable.
Cómo he observado que es muy frecuente, me dí a la tarea de investigar un poco sobre esto y encontré cosas interesantes:

En primer lugar diré que hablaré de este vacío síntoma y causa frecuente asociada con Ansiedad.
Yo considero que existen 3 tipos de Vacío:
1. el Existencial
2. el Vacío por DESAMOR
3. el Vacío de Visión a Futuro, como para qué sirvo o qué hago aquí en la vida.

Mucho se ha hablado del vacío existencial que es el que surge de la imposibilidad de dar una respuesta satisfactoria o de no tener ninguna respuesta a las preguntas fundamentales de la existencia humana, tales como:
¿Quién soy?, ¿De dónde vengo? (éste último, no solo desde el punto de vista humano de saber cuál es mi genealogía y la identidad en tanto que individuo que pertenece a una sociedad, sino también desde el punto de vista más profundo a nivel espiritual, como que si tengo alma?, Dios existe? Y si sí, dónde está? Porqué no se ocupa de mí? Etc), ¿Para qué estoy aquí? O ¿Qué hago aquí en esta vida?, ¿De qué se trata la vida?, ¿A dónde voy?, ¿Porqué el sufrimiento? ¿Y la muerte?, y si muero?, y si los que quiero se mueren? Etc. Etc. Etc.

La respuesta que demos a este tipo de preguntas universales, que todos nos hacemos, va a dar generar una forma de percibir la vida y en consecuencia los sentimientos que se generan automáticamente ante estímulos externos y por lo tanto de nuestras experiencias humana.

La cuestión es que muchas veces o no tenemos respuestas que nos satisfacen completamente o simplemente no queremos responder a estas preguntas porque son “molestas” y mientras tanto la vida sigue, pero no por eso dejamos de percibir esta sensación de vacío, que de tanto en tanto, nos viene y nos manifiesta su malestar desde el interior como algo que no sabemos de dónde viene y que es desagradable y que simplemente nos urge a buscar algo que lo calme aunque sea transitoriamente.Pero en tanto no lo tengamos claro, es cierto que sentir este vacío crea un malestar interno que necesita ser llenado con “algo”, y eso genera una especie de tensión interna desagradable.

Y ante esta sensación profundamente desagradable puede haber al menos dos posturas:
1. Que te des cuenta y hagas consciencia de que sientes un vacío, o bien
2. Que no te des cuenta de que “algo” anda mal y lo evitas y lo mandas al cajón de “tratar de no hacer caso” y lo mandas al patio trasero de tu inconsciente desde donde tu mente inconsciente se va a encargar de darle salida.

Ante cada una de las posturas surgen nuevas posibilidades, pero en cualquiera de ellas esta sensación te “obliga” a “llenar ese vacío sin fondo” con algo y como es algo que está siempre ahí en el inconsciente (y algo que está en el inconsciente está ahí pero no lo ves) entonces es cuando sientes que de alguna manera tienes que buscar algo que pueda calmar esta angustia interna y lo que se busca insconscientemente para calmar esta tensión interna es cualquier cosa que te dé placer, placer inmediato: y entonces surgen la necesidad de tomar alcohol, o drogas, o comer azúcar o comida, o los juegos de azar o bien las apuestas, o bien, a través de la sexualidad o de compras compulsivas o relaciones humanas o cualquier otra cosa que te distraiga de eso que está molestando y que no sabes qué es y que “intenta” llenar ese “vacío” aunque poco tiempo después regrese la sensación. Porque finalmente es como tratar de llenar un vacío sin fondo…

¿Te ha pasado?…

¿Y de donde viene, de dónde surge este vacío?
Este vacío surge de la IDEA o Creencia inconsciente o consciente de SEPARACIÓN
La separación de ti con tu creador o Dios
La separación de tu alma y tu cuerpo
La separación de ti con los otros
La separación del hombre con la naturaleza
La separación de tus sentimientos y pensamientos como si fueran en direcciones opuestas
Culturalmente la ciencia y la vida espiritual están separados y tantas cosas más que están separadas “aparentemente”

Sin embargo, esta SEPARACION, es sólo una IDEA, que surge de tu Percepción y tu cerebro piensa que es lo único real.
La percepción que tienes de la realidad está basada en lo que los otros te han hecho creer (y que tú queriendo o no has aceptado como verdad absoluta), de lo que te han hecho sentir (muchas veces a través de lo que tus ancestros vivieron y que queda como información que se transmite en la epigenética) y de lo que te han enseñado que tienes que aceptar en la cultura en la que vives para ser aceptado en esa sociedad.

Entonces si la SEPARACIÓN ES SOLO UNA IDEA, esta idea se puede cambiar por otra IDEA en la que tu percepción pueda ver la CONEXIÓN en todo lo que existe, las relaciones entre lo que parece desconectado y la Unión en todo lo que parece separado.

Pero si aún no te es posible pensar que TODO ES UNO Y QUE TODOS SOMOS UNO Y QUE TODOS FORMAMOS UNA MISMA CONSCIENCIA, entonces habrá que establecer otras estrategias para “llenar ese vacío existencial”
Pero te advierto que NADA QUE SEA MATERIAL PUEDE LLENARLO.
Y que sólo el Espíritu y lo que place al espíritu / alma / consciencia o supraconsciencia le complace, lo puede llenar;  y eso lo encuentra en al menos tres aspectos:

En el Amor incondicional y lo que se deriva en que son las famosas Virtudes Espirituales: (amor, paz, compasión, perdón)
En la Conexión o armonía, y en la
Coherencia con lo que está inscrito en tu corazón.

El amor incondicional es difícil de conceptualizar, de hecho es imposible de conceptualizar al igual que Dios, la vida y todas las experiencias universales, PERO SE PUEDEN EXPERIMENTAR y esto es el tesoro que busca nuestro SER desesperadamente,  porque EL AMOR es una fuente de placer enorme para el espíritu, es algo inexplicable que llena el alma y que nos hace sentir vivos y con un entusiasmo y energía enormes.

La Armonía la podemos también sentir cuando todo se acomoda en un cierto orden que nos permite sentirmos en paz, fluyendo fácilmente

Y la coherencia, es la sensación de que nuestras diferentes partes van en la misma dirección como cuando todo se organiza en un misma resonancia, especialmente cuando se conecta con el deseo profundo del corazón.

Quizá armonía y coherencia se parecen mucho pero cuando se encuentran en coherencia y en armonía tu espíritu con tu mente y tus sentimientos y el cuerpo… viviendo el AMOR, todo es felicidad y no se siente ese vacío existencial.

Pero ahora ¿Cómo podemos entrar en Coherencia? Cuando nuestros pensamientos van en una dirección opuesta a los sentimientos o lo que el alma desea?

Te tengo 3 formas para facilitar el entrar en Coherencia:
1. PARARTE Y OBSERVAR

2. SENTIR TUS PARTES

3. ESCOGER UNA NUEVA PERSPECTIVA

i. En realidad la separación es solo una ilusión de cómo se habían explicado algunas personas el mundo a través de una consciencia dual
ii. Está bien escrito en la Biblia que:
1. Tu eres de la misma naturaleza que el Padre (celestial)
2. Tu alma y tu cuerpo son la misma energía en diferentes expresiones (como el agua en sus 3 estados físicos)
3. Todo lo que otro humano pueda hacer tú también lo puedes lograr
4. Nada de lo que es humano me es desconocidos
5. Los demás son como son y yo los veo según mis proyecciones insconscientes que son necesarias para que yo las observe y me den el contraste necesario para seguir creciendo
6. La naturaleza vive en mí y yo soy parte de la naturaleza (se parece al inciso 1.)
7. Mis pensamientos crean mis sentimientos y mis sentimientos refuerzan mis pensamientos (pero siempre pueden cambiarse por otros)
8. La ciencia y la Espiritualidad tienen el mismo fin: entender (con la limitada comprensión del ser humano) el Universo y responder a mis preguntas existenciales.
9. Cuando todo está en coherencia y armonía puedes observar el sincrodestino perfecto actuando con una inteligencia extraordinaria en tu vida
10. Y puedes observar que el Amor Universal está disponible para tÍ doquiera que vas y que
11. Hay más que suficiente para ti y para todos los demás
12. Que eres mucho más de lo que tú mismo crees que eres y de lo que te han dicho.

Sin embargo, este cambio de percepción no se da ni espontáneamente ni fácilmente porque muchas de nuestras percepciones SON INCONSCIENTES, es decir están codificadas como programas que actúan sin pensar desde nuestra mente automática y toda esa información está casi que oculta y se mueve tan rápidamente que difícilmente te puedes dar cuenta de lo que te hacen sentir. Por otro lado tu forma de percibir el mundo está dada por una serie de cosas aprendidas en tu vida incluso desde muy temprana edad (antes de que hablaras) y ésta percepción modifica, altera o distorsiona lo que experimentamos porque está influenciada a su vez por las creencias (conscientes e inconscientes) que has aprendido o que has aceptado o que eran de tus padres y te “impusieron” o que son parte de la cultura, además de tu experiencia personal y familiar, la percepción de la vida también tiene que ver con los hábitos y las actividades repetitivas e incluso con tu lenguaje. Por eso en realidad cuando sientes que estás percibiendo la realidad como algo desagradable, en verdad, sólo estás percibiendo una parte de toda la realidad y además está siendo modificada por toda tu historia, tus experiencias, tus creencias, tus sentimientos del momento, y tus hábitos mentales y comportamentales y por lo mismo cada vez que te sientes mal, es una oportunidad para ir a captar las ideas inconscientes que están detrás ocasionando ese sentimiento, para poder cambiarlo.
Por supuesto que para recodificar el inconsciente con ideas nuevas es preciso hacerlo a través de la repetición proactiva, lo que implica un trabajo de auto-observación y cambio sobre sí mismo que llega a ser cansado y largo, o a través de trabajar con un profesional de terapia breve como lo es la Hipnoterapia o la PNL para ayudarte a cambiar esos programas inconscientes más rápida y fácilmente.

¿COMO DESARROLLAR LAS VIRTUDES ESPIRITUALES?

Finalmente lo único que puede llenar el vacío existencial es la energía del espíritu y la sensación de sentirnos re-conectados con el Universo, pero no a muchas personas les interesa desarrollar las virtudes espirituales, ya sea porque hay un desconocimiento total o porque el hombre tiende a querer estar lo más cómodo posible y el desarrollar las virtudes como cualquier capacidad humana, requiere una cierta dosis de incomodidad, de salir de la zona de control y de confort y del desafío de salir de lo que es conocido a lo desconocido.

a. Desarrollar el amor universal
Si bien tampoco es posible conceptualizar el amor, todo ser humano ha experimentado el amor o su ausencia, y es en definitiva, algo que siempre buscamos y que intuitivamente pensamos que va a ser lo que nos dé la felicidad.
Podríamos decir brevemente que el Amor es una energía y que es universal, es decir, está en todos lados, e incluso por eso decimos que Dios es Amor, porque al igual que Dios no lo podemos comprender ni definir, pero sabemos que lo necesitamos más que el oxígeno que respiramos.

Cuando el amor falta en nuestras vidas, sentimos un gran vacío
Ahora bien, muchas personas piensan que el amor solo se encuentra en la relación de pareja o que el amor “alguien” te lo tiene que dar y no es sino hasta entonces que podremos ser felices.

Tenemos mucho conflicto con las creencias y las conceptualizaciones de los valores y las energías universales pero lo primero que tenemos que entender es que el Amor está en todos lados, en diferentes formas, el amor puede ser incluso una situación desagradable incomprensible en el momento, pero que después comprendes que era lo mejor para ti.
Hablar del amor es tan extenso como lo es hablar de Dios, no se puede acabar, pero por el momento baste decir que cuando logramos hacer sentir nuestro corazón de un amor incondicional y proactivo sin esperar ser amado como queremos ser amados, entonces estaremos en mayor capacidad de alejarnos del miedo anormal que suele acompañar los estados de desamor.

Cuando no hay amor, suele haber miedo y suele ser un miedo irracional, exagerado y enfermizo. Yo le llamo un miedo enfermizo, porque nos lleva a ser encerrarnos en nosotros mismo y pensar que estamos separados y creer que la sola manera de salir adelante es buscando su propia salvación o su propia salida y se nos olvida que somos parte de un todo y de un todo mucho más grande que nosotros mismos.

El miedo es una emoción simplemente, que cuando es normal, te ayuda a prevenir y a proteger tu vida. Pero cuando es enfermizo o anormal te hace sentir separado de los demás y por lo tanto tienes miedo a quedarte solo cuando nunca antes en la historia de la humanidad había habido tantos seres humanos (no es lógico), el miedo anormal te hace olvidar quién eres y te hace olvidarte de tu conexión con Dios y por lo tanto de tus valores, te hace sentir la necesidad del apego, el miedo a perder a alguien o a algo es insoportable, impensable e imposible, lo que hace a su vez que tu mente se concentre en eso que está tratando de evitar y al mismo tiempo lo atraiga con más fuerza (ley de la atracción), el miedo anormal te confunde, te hace querer más, no te deja pensar lógicamente, solo protege tus intereses humanos sin tomar en cuenta tu espíritu ni tu misión de vida profunda ni la consciencia de Unidad.

b. Darse a los otros y a uno mismo
La capacidad de dar a los otros y de darse a uno mismo sanamente están en función de la capacidad de amar y amarse sanamente. Porque cuando tú te amas sanamente simplemente porque puedes comprender que eres una creación divina y que por lo tanto los demás también, y cuando puedes comprenderte que todo lo que te sucede a ti, a los demás también les sucede y cuando puedes sentir verdadero amor y cuidado, dejando de juzgarte entonces puedes dar eso mismo a los demás porque entonces puedes amar a los demás simplemente porque eso es lo que hace el espíritu, sin juzgar, sin criticar y sin esperar nada de los demás porque el sólo hecho de darte a los demás te hace feliz. Entonces te das cuenta de que tu vida tiene sentido, lo que más nos llena en realidad es hacer feliz a otra persona o personas o sentirse útil dentro de una comunidad. No necesitas amarte en tu totalidad, porque siempre tenemos aspectos de nosotros mismos que no amamos, sin embargo hay muchos otros aspectos que amamos de nosotros mismos y a partir de los cuales podemos dar a los demás. En realidad cuando otras personas no nos agradan o nos resultan desagradables es porque estamos proyectando en ellas partes de nosotros que no amamos, no reconocemos o bien juzgamos como profundamente negativas y las rechazamos, pero esos aspectos siempre pueden servirnos para darnos el material a partir del cual podemos crecer en amor para nosotros mismos, para con los demás y entonces poder entrar en comprensión y en compasión por cualquier otro ser que existe en este universo maravilloso.

Eso que amas de ti mismo, o eso por lo que has atravesado que han sido como retos y dificultades de vida, y que has logrado superar generalmente se vuelven la materia prima con la que tú vas a poder dar tu amor y luz a otras personas que están atravesando las mismas dificultades y así de esta forma todos somos maestros de alguien y siempre tenemos quien nos pueda enseñar algo en la vida y todos somos importantes estemos donde estemos, seamos quien seamos, sepamos lo que sepamos, hagamos lo que hagamos. Eres un ser de luz, una energía parte del universo y como tal, eres luz, guía y amor seguramente para muchas personas, por eso darte amor a ti mismo es fantástico porque refuerzas tu seguridad en quien realmente eres y porque te permite darte y ayudar a los que te rodean y necesitan, y eso llena el corazón, el alma y toda nuestra vida.
Ahora bien, el amor saludable es el que surge de reconocer que este amor propio está dado por la maravilla de saber de dónde vienes, tú no eres solo tú, eres la propia energía de la vida abriéndose camino en la existencia, eres el anhelo de la vida por ser, eres un espíritu divino que aunque no lo sepa es uno con Dios. Por eso Jesús dice que después del Antiguo testamento, (la ley de la Torá para los judíos) él venía a dar solo dos leyes que a partir de entonces podrían resumir todo lo anterior: 1. Amar a Dios por sobre todas las cosas y 2. Amar al prójimo como a ti mismo.

Amar a Dios por sobre todas las cosas implica reconocer que antes de que yo crea que soy lo máximo solo porque soy yo, antes que eso está una inteligencia superior, nuestro creador, la sabiduría eterna, Dios, antes que yo y mis creencias humanas sobre mí y sobre Dios, está Dios, Dios ES y ESTA en todo y por lo tanto todo tiene un sentido, aunque yo no lo entienda lógicamente, todo tiene una perfecta organización, aunque yo humanamente no lo vea, y una de las características de Dios es el Amor, simplemente lo experimentamos y muchas veces nos confundimos porque creemos que el Amor es como yo creo (desde mi perspectiva) que es o debería ser el Amor, pero el Amor que buscamos todos los seres humanos es el Amor divino y perfecto, que no encontramos en los otros seres humanos, porque ellos también están en la búsqueda de este amor perfecto, porque en realidad, todos buscamos el Amor incondicional y eterno, perfecto. Cuando nacemos pensamos que este amor surge de nuestros padres, pero crecemos y nos damos cuenta de que nuestros padres no nos quieren como quisieramos o como necesitaríamos, y entonces buscamos el amor en un amigo, pero luego nos damos cuenta que tampoco nos puede dar lo que necesitamos, y entonces buscamos el amor ideal en una pareja y después de un tiempo encontramos que esa persona no hace lo que yo espero ni tampoco me puede dar el amor que yo esperaba, entonces puede ser que pienses que el amor está dentro de ti, y haces todos los cursos de desarrollo personal y entonces empezas a ponerte en primer lugar (no digo que no esté bien, solo sigue leyendo) pero también a veces nos damos cuenta de que ni siquiera yo me puedo querer como quisiera, que a pesar de muchos cursos me doy cuenta de que sigo esperando el amor de afuera, el amor como yo espero, el amor como me gustaría. Cuando en realidad, el amor divino ha estado contigo TODO el tiempo, todo tu camino, y está en el amor y en los regaños de tus padres, el amor divino está en el aire que te da para respirar y en que tus pulmones funcionen automáticamente, en cada día que aparece el sol y cuando llueve, el amor está en lo que te gusta y en lo que no te gusta también, pero necesitas ponerte los lentes de la comprensión para poderlo ver y sentir.

c. Compasión, perdón, fé, esperanza, son como los derivados del amor, algo así como los hermanitos del Amor, son tus recursos internos para poder seguir disfrutando de la vida, durante los momentos duros y desagradables en los que te toca aprender. La fe es la certeza de que Dios está en tu vida, no es la creencia ciega de que algo va a suceder como lo has pedido, es la certeza de que el Universo se ocupa de tí de la mejor manera posible aunque en ese momento tú solo sientas enfado, tristeza o miedo. El perdón es el bálsamo más grande para el alma, y no es para el que haya ofendido, sino para que tu alma se sienta libre y en paz y puedas volver a la experiencia de Amor lo más rápidamente posible. La Compasión es el conocimiento y la comprensión del alma de que cualquier ser hace lo mejor que puede y que también es luz aunque por el momento no la puedas ver completamente. La compasión es ver con los ojos de Dios.

Hasta ahí porque este Blog ya parece capítulo de un libro, pero está hecho con todo mi Amor para que tu seas realmente feliz.

Escribe en los comentarios cómo vives tú el Vacío y tus estrategias para liberarte de esta sensación.

Recibe bendiciones siempre,

 

comments powered by HyperComments